Dónde conseguir mis novelas

Dónde conseguir mis novelas

viernes, 23 de mayo de 2014

Un amor en Nueva York- romance erótico contemporáneo

Un amor en Nueva York
Nueva historia breve en Amazon.
Ambientada en la hermosa ciudad de Nueva York, es la historia de dos seres destinados a amarse.
Es un reflejo de estos tiempos, la búsqueda del amor verdadero y también un retrato vívido, humano.
Los invito a leerlo en Amazon

Extracto.
Observó el apartamento como chiquilla en tienda de juguetes: extasiada, no se perdió ni un solo detalle. Era inmenso, con preciosos muebles antiguos restaurados, cortinados de seda blanca, pisos de madera lustrosos y algunos cuadros costosos.
Todo estaba en perfecto orden, reluciente y había un olor a menta muy agradable.
Él le sirvió el trago y encendió la música suave de los ochenta. “Qué extraño, no hay huellas de una mujer aquí, él no tiene huellas de su esposa, lo he notado pensativo a veces” pensó mientras bebía el gin en un larga copa de cristal.
No parecía un verdadero hogar, sino el apartamento de soltero de un alegre libertino, de vida alegre, disipada… A ella le encantaba llegar  a casa de sus padres en Nueva Jersey  y encontrarlos y oír sus voces, risas, los juguetes tirados de sus sobrinos, el fiel labrador Ted corriendo de un lado a otro loco de contento. Ese era un verdadero hogar. Ese lugar arecía tan impersonal como una oficina. Al parecer tenía un montón de empleadas que lo mantenían pulcro y reluciente.
Sin embargo cuando entró en la habitación principal sintió su perfume y al ver la cama suspiró. Era hermosa y pensó “no podré hacerlo, correré y él pensará que soy una tonta”.
Él no habló, la siguió con la mirada y de pronto se acercó.
—Es usted un enigma señorita Preston, nunca entenderé por qué una mujer tan bella está sola en esta ciudad y no sale con nadie. Debería estar casada y llena de niños.
Sus ojos se nublaron al oír eso.
—Es verdad, era mi sueño antes… Y los sueños pesan cuando los perdemos y luego, cuando sentimos que nunca más volverán—dijo con tristeza.
Él se disculpó, había metido la pata, la joven parecía apenada.
—Si le sirve de consuelo le diré señorita Preston que todos perdemos sueños alguna vez, no se aflija, es usted tan joven.
Quería besarla y hacerle el amor, al diablo lo demás, se moría por besarla, por sentir su calor, su dulzura…
—Es verdad—respondió ella y abrió sus labios invitándolo a que los besara.
—Preciosa muñeca de cabello color fuego—susurró él y la atrapó entre sus brazos de forma posesiva besándola una y otra vez. Un beso duro, fuerte, avasallante que la hizo sentir que nunca la habían besado mientras sufría ese torbellino de emociones intensas recorrer su cuerpo.
Y sin perder ni un minuto la llevó a la cama mirándola con intensidad mientras la acariciaba despacio y sus manos la tocaban lentamente…
Ella lo abrazó y cerró los ojos deseando que lo hiciera. Estaba algo mareada pero quería hacerlo, que lo hiciera de prisa…
De pronto se vio desnuda y a su merced, él la miraba embelesado con la luz mortecina y roja de la lámpara, era preciosa, dulce… y en esos momentos solo pensó en sentir su calor y besarla, hacerla suya… quería hacerlo… lo haría ahora.

Victoria vio que se desnudaba y liberaba su inmenso miembro erguido. Era un hombre tan guapo, fuerte… se acercó para tocar su pecho, para besarlo y seguir más allá. Él acarició su cabello rojo y gimió al sentir las dulces caricias de sus labios en su miembro. Estaba tan excitado que solo quería tenderla y llenarla con su placer, no podía esperar, pero antes quería saber si estaba preparada para recibirle.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada